jueves, 7 de abril de 2011

El Enigma del Laberinto

Desde hace siglos se ha conocido el famoso mito de Teseo y el Minotauro, en el que Teseo mata a la horrible bestia mitad hombre mitad toro. Todo parecia un simple mito pero a partir de 1894, el arqueólogo sir Arthur Evans recorre la isla de Creta buscando huellas de este período olvidado. Bajo los restos griegos y romanos, encuentra numerosos testimonios de la civilización minoica. A partir de 1900, Evans emprende las excavaciones en el palacio de Cnossos. Estas no tardan en dar frutos. Muy pronto, saca a luz una profusión de salas y de corredores que penniten aclarar las leyendas desde una nueva perspectiva: una arquitectura tan compleja es, sin duda alguna, el origen de los relatos mitológicos sobre el Laberinto. Además, se encuentran numerosos frescos y esculturas que representan toros. Pero, ¿por qué gozó de pronto el palacio de tan mala reputación? Quizás porque en realidad no se trataba de un palacio sino de un santuario, donde las víctimas eran inmola das,' o ¿de un lugar sagrado que servia de cementerio?este gigantesco edificio desenterrado en Cnossos fuese un palacio destinado a ser habitado. Destacan que el sitio escogido no es apropiado para un palacio: expuesto, dificil de defender, no está construido de acuerdo al espíritu de una época en la que griegos y piratas egeos efectuaban a menudo ataques en el Mediterráneo. Además, existen pocas fuentes de agua en tomo al palacio, por lo que el aprovisionamiento de agua para una gran población hubiese presentado problemas. Las salas que fueron derioniinadas al principio departamentos reales, debido a los objetos allí encontrados, son de hecho subterráneos húmedos, desprovistos de ventanas, Cuesta imaginarse que un soberano hubiese escogido deliberadamente instalarse allí. Por último, el palacio no posee ni cocinas ni caballerizas, lo que es inconcebible para un edificio de esta importancia.
Según el arqueólogo alemán Hans Georg Wunderlich, el palacio habría sido un inmen so mausoleo destinado a recibir a los muertos y, con toda seguridad, no fue jamás habitado. Las grandes vasijas de tierra, que habrían contenido supuestamente grano o aceite, son umas en donde se hablan conservado los cadáveres en miel. Asimismo, los sílos de piedra son sarcófagos y las canalizaciones una instalación que permitía llevar los fluidos necesarios para embalsamar los cuerpos. Esta seductora teona haría del mítico Minos una figura alegórica de la muerte, evidentemente ternible. Tal explícación se topa con un obstáculo importante: no se han encontrado restos humanos, ni cenizas ni esqueletos entre las ruinas del edificio. Pero las excavaciones prosiguen y Cnossos nos entregará quizás algún día todos sus secretos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...