jueves, 3 de noviembre de 2011

Los Héroes de Malta 1565

Hoy os traigo uno de los hechos históricos mas sangrientos, es poco conocido pero si se hubiera fracasado en esa empresa seguro que el mundo sería distinto. Les estoy hablando del Sitio de Malta de 1565. En este asedio se utilizaron las armas mas imaginativas, dañinas y mortíferas de la época. Fue una gran gesta digna de los mejores soldados del mundo, por eso tengo el honor de llamarles héroes y de contar su historia en este blog.

Los Caballeros de la Orden de los Hospitalarios se encontraban en la isla de Malta, una isla estratégica que los feroces otomanos deseaban. El gran maestre Jean Parisot de la Valette lideraba a los hospitalarios, Solimán el Magnífico a los otomanos. El asedio duró hasta 7 meses, los turcos cansados no pudieron soportar los refuerzos españoles.

El 23 de junio de aquel año, y tras cuatro semanas de asedio, los turcos consiguieron tomar lo que quedaba del fuerte de San Elmo, un enclave vital para la defensa de Malta. Sus defensores lucharon hasta la muerte, y no se trata solo de una frase hecha: ninguna de las armaduras que conserva la Real Armería de Malta presenta golpes en la espalda.


Aunque los otomanos triunfaron en la empresa, el asedio al fuerte San Elmo les había costado nada menos que 6.000 bajas.


Mustafá Pasha, comandante de los ejércitos turcos, encolerizado por las perdidas sufridas, decapitó a todos los caballeros de la Orden. Sus cuerpos sin cabeza fueron empujados con barcas hacia el otro lado del gran puerto.


El comandante turco, con este brutal mensaje, deseaba que los defensores de Malta se desmoralizasen, que supieran que serían los próximos, y que una muerte horrible sería el único resultado si continuaban con la resistencia.


Pero la respuesta del gran maestre cristiano fue igualmente cruel y elocuente: ante la noticia del descubrimiento de los caballeros sin cabeza – muchos de ellos amigos suyos – la Valette ordenó que todos los presos turcos hasta entonces capturados (cerca de 200) fueran decapitados uno por uno y sus cabezas enviadas desde su más poderoso cañón directamente a las líneas musulmanas.


No habría negociación. No habría rendición. No retrocederían.


Casi tres meses más duró el sangriento asedio, hasta que el día 12 de septiembre de 1565 desaparecía en el horizonte la última vela turca.



2 comentarios:

  1. Muy bueno tu blog, me ha gustado eso de

    "Aquel que no comprende la Historia está condenado a repetirla"

    te visito desde

    http://desdoblamientointelectual.blogspot.com/


    Suerte!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, cuenta con unas visitas mías en tu blog

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...